Salud y Confort

SALUD Y CONFORT

Cómo una mala gestión de los edificios puede afectar en las personas


Más de la mitad del aire que respiramos en nuestra vida es inhalado en espacios interiores.
9 de cada 10 personas en el mundo respira un aire insalubre. ¿Sabías que esto puede traer consecuencias graves?

sindrome-edificio-enfermo

SALUD Y CONFORT

Cómo una mala gestión de los edificios puede afectar en las personas


Más de la mitad del aire que respiramos en nuestra vida es inhalado en espacios interiores.
9 de cada 10 personas en el mundo respira un aire insalubre. ¿Sabías que esto puede traer consecuencias graves?

sindrome-edificio-enfermo

El aire de los edificios que frecuentamos puede estar hasta 5 veces más contaminado que el aire exterior. Una insuficiente calidad del aire interior puede provocar síntomas en la salud a corto plazo y enfermedades graves a largo plazo. Poner en el punto de mira este problema puede ayudarnos a mejorar nuestra relación con los edificios que nos rodean.

Salud, edificios, personas

Tras la pandemia, la preocupación por la calidad ambiental interior se ha incrementado notablemente. Sin embargo, esta problemática ya existía.

Los edificios son considerados nuestra tercera piel, pues es donde realizamos la mayoría de actividades a lo largo de nuestra vida. A menudo, estos pueden ser nuestro principal foco de enfermedades y, casi sin darnos cuenta, podemos contraer enfermedades de las que desconozcamos su procedencia.

En este contexto surge el Síndrome del Edificio Enfermo, un conjunto de síntomas y enfermedades que se dan por una mala calidad ambiental en espacios cerrados y que afectan a la salud y al rendimiento de las personas. Pero… ¿sabes qué podría estar causando que tu edificio padezca este síndrome?

  • Inadecuada ventilación de los espacios
  • Temperatura demasiado baja o elevada
  • Baja humedad relativa
  • Espacios con insuficiente intensidad lumínica o sobreexposición
causas-síndrome-edificio-enfermo

Según la Organización Mundial de la Salud, el Síndrome del Edificio Enfermo puede causar en las personas síntomas como: jaqueca, picor e irritaciones en ojo, nariz y garganta, resfriados periódicos, sensación de sequedad en vías respiratorias, fatiga, piel seca, mareos, asma, ira…

  • Jaqueca
  • Picor e irritaciones en ojo, nariz y garganta
  • Resfriados periódicos y asma
  • Sensación de sequedad en vías respiratorias
  • Fatiga y mareos
  • Piel seca
  • Ira y alteraciones en la conducta

¿Algunas vez has detectado algunos entre tus usuarios sin motivo justificado aparente? Puede que tu edificio no esté en las condiciones de salud adecuadas.

orpheus-oficinas-saludables
El control y la mejora de la gestión de los espacios es clave

Para poder actuar ante este problema es necesario detectar de dónde viene. Para ello, necesitamos emprender medidas para solventarlo.

Medir y controlar los niveles de calidad del aire: Esto nos ayudará a ajustar medidas para mejorarla. Por ejemplo, detectando cuando son los mejores momentos para ventilar las zonas y renovar el aire. Además, esto nos ayudará a controlar el consumo energético. Como norma general, se recomienda que, en espacios interiores, la concentración de CO2 no supere los 1.000ppm.

Controlar la temperatura interior: Es importante regular la temperatura de los espacios, según la época del año, para que todos los usuarios se sientan en un ambiente confortable. Esto no solo afecta a nivel confort, también a nivel salud, previniendo desequilibrios de la temperatura corporal entre otros. En este caso, se sugiere que las temperaturas óptimas en los edificios sean de entre 23º y 26º en verano y 20º y 24º en invierno.

Medir la humedad relativa: Que la humedad relativa en los espacios sea baja puede causar sequedad en las vías respiratorias y problemas en la piel. Para evitar este tipo de síntomas, se recomienda controlarla para poder tomar medidas de gestión. Normalmente, el porcentaje de humedad relativa interior debe estar entre un 40% y 60%.

Gestionar la intensidad lumínica: Espacios lúgubres o con iluminación excesiva pueden causar en las personas trastornos e irritaciones en su salud mental. Los niveles óptimos se verán determinados según las dimensiones y disposición de cada espacio.

Otros elementos a tener en cuenta es el confinamiento y control de sustancias contaminantes, para evitar emisión de gases que puedan favorecer la aparición de una atmósfera contaminada.

¿Sabías que…? Existen leyes reguladoras para asegurarnos de que nuestros edificios son saludables y confortables para nuestros usuarios. Estas son las Leyes de Prevención de Riesgos Laborales y el RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios). Estas normas  se formulan con el fin de garantizar un bienestar óptimo a los trabajadores y unos centros de trabajo saludables. En Orpheus nos aseguramos de que los edificios cumplan estas normativas para garantizar una excelente calidad de los espacios para las personas.

FotoJet - 2021-09-15T183824.994

Carmen Velasco - Mkt Manager

×

Hola!

Contacta con nosotros a través de Whatsapp o envíanos un email a info@orph.eus

× ¿Podemos ayudarte?